Obama ¡y con mayoría legislativa!: Enrique Campos Suárez (El Economista)

Por Enrique Campos Suárez, publicado en El Economista

Si en México nos quejamos de la participación de los 
medios en favor de los candidatos, en EU los medios 
no tienen empacho en mostrarse como agentes políticos activos y parciales.

El punto es que lo más probable es que Barack Obama no se vea en la necesidad de empacar sus cosas.

La verdad es que hoy prefiero creerle más a los apostadores que a las encuestas entre los electores. Primero, porque los que arriesgan su dinero se toman el tiempo de analizar a los caballos, en este caso, a los presidentes.

Y, en segundo lugar, porque las encuestas son entre electores individuales y, en el caso de Estados Unidos, los que eligen al Presidente pertenecen a un colegio electoral limitado.

Además, las encuestas nos quedaron muy mal en México en la elección pasada y todavía no les recupero el cariño.

No hay nada resuelto, sobre todo, cuando hay una amplia franja de electores indecisos con acceso todos a los medios de comunicación y cualquier estímulo puede determinar su voto de última hora.

Si aquí, en México, nos quejamos de la participación velada de la prensa, radio y televisión en favor de determinados candidatos, allá, en Estados Unidos, los medios no tienen empacho en mostrarse como agentes políticos activos y parciales.

Hay medios que abiertamente apoyan a un candidato pero mantienen un tratamiento imparcial de la información, como The New York Times que no tuvo empacho en respaldar la reelección de Obama, pero no se tira al lado demócrata en sus notas.

Y están los medios como Fox News que, sin pudor, se dedican a atacar al Presidente porque, claramente, pertenecen al ala más conservadora de los republicanos.

Son los esfuerzos de última hora en un país que no tiene una mordaza como ley electoral al estilo mexicano. Muestra de que la sobrerregulación sólo provoca la hipocresía de los actores políticos. Claro que la guerra sucia allá es sin cuartel y muy intensa.

Pero en fin. El punto es que lo más probable es que Barack Obama no se vea en la necesidad de empacar sus cosas; no tendrá que poner en una bolsa sus pantuflas y su cepillo de dientes que tiene en el baño presidencial de la Casa Blanca.

Y no sólo eso, sino que se puede anticipar que el demócrata, si gana la elección, logrará una mayoría en el Congreso. Y viene la lluvia de explicaciones de lo que quiero decir con esto.

Los republicanos han mandado candidatos al Senado de regulares a malos en muchos estados. Esos perfiles no tan buenos, sumados a lo cercano del voto de los electores, podrían hacer que los demócratas mantengan la mayoría en la Cámara Alta.

No hay anticipos de que los republicanos podrían arrebatar esa condición a los demócratas. Más senadores afines al presidente Obama implican más presión para impulsar su forma de hacer las cosas.

Ahora, la historia de la Cámara de Representantes es otra. Éste es el verdadero poder de los estadounidenses. Allá sí conocen a sus diputados, sí los siguen en sus actos y sí les exigen resultados. Es la única elección de voto directo que hay en ese sistema democrático.

El representante en la Cámara le debe la chamba a la gente, no al partido. Claro que allá no hay indeseables plurinominales.

Hoy The House está compuesta por 242 republicanos y 193 demócratas. Para que cambiara la relación de fuerzas, los candidatos del partido del Presidente necesitarían arrebatar 25 posiciones a sus opositores, lo que se antoja muy difícil. Entonces, el siguiente pronóstico es que los republicanos se quedan con la mayoría en la Cámara de representantes.

Sin embargo, Obama tendrá una mayoría de facto otorgada por la fuerza de la reelección. Es un hecho que los habitantes estadounidenses están hartos que su bolsillo pague la ineptitud de los políticos. Es un hecho que su paciencia llega hasta hoy y que a partir de mañana exigirán a los que ganaron que se pongan a trabajar.

Al Presidente le han bloqueado sistemáticamente todas sus propuestas, desde las de corrección fiscal, las enmiendas a los sistemas de seguridad social y, de paso, hasta la posibilidad de una reforma migratoria.

Obama deberá ganar la elección y, de inmediato, presentar un plan de corrección fiscal que tome en cuenta las opiniones republicanas. El Congreso estará obligado a discutirlo, modificarlo y aprobarlo. No a congelarlo.

Romney es buen candidato, pero no es una buena alternativa para ese país en estos momentos. Sin ser el New York Times, pero, en lo personal, estoy convencido de que lo que más le conviene a Estados Unidos es que Barack Obama se reelija.

Consultar nota original

3 comentarios el “Obama ¡y con mayoría legislativa!: Enrique Campos Suárez (El Economista)

  1. Helena X. dice:

    …las encuestas nos quedaron muy mal NO SOLO en México en la elección pasada TAMBIÉN AQUÍ EN VENEZUELA, y AL IGUAL QUE UD., NO SOLO …no les recupero el cariño SINO QUE NO CREO ABSOLUTAMENTE EN ELLAS POR TENDENCIOSAS, ESTO ES “BAILAR CON DIOS Y DESCANSAR CON EL DIABLO”

  2. Helena X. dice:

    P.D.: …”la guerra sucia allá [USA] es sin cuartel y muy intensa”… ESTO ES CIERTO. SIN MIRAMIENTO NO DUDAN EN UTILIZAR VIDEOS EN LOS QUE EL PRESIDENTE DE VENEZUELA SE REFIERE AL PRESIDENTE DE USA, PARA DESACREDITARLE ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA,. ESTO ES, UN GOLPE BAJO, MUY BAJO

  3. Helena X. dice:

    EN EL COMENTARIO ANTERIOR(sic) ME REFERÍ ESPECÍFICAMENTE A LA OPINIÓN PUBLICA DE LOS LATINOAMERICANOS Y/O HISPANOHABLANTES. ESTA PROPAGANDA ES O ERA TRANSMITIDA POR UN CANAL DE TV ORIENTADO A ESA AUDIENCIA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s