Elecciones en EE.UU.: ¿Qué opinan los Simpson de Springfield?

Redacción BBC Mundo

Las elecciones de mitad de período que tendrán lugar la semana próxima en Estados Unidos definirán cuán fácil será para el presidente Barack Obama gobernar en los próximos dos años.

Rajini Vaidyanathan, de la BBC, analiza las elecciones a través del prisma de programas de televisión populares y habla con una familia que porta uno de los apellidos más famosos del país.

Son los Simpson y viven en Springfield, Missouri.

Al igual que su homónimo amarillo, el señor Simpson tiene tres hijos: un varón y dos chicas. También dice que le gusta comer una rosquilla de chocolate de vez en cuando, pero ahí se acaban las similitudes con el jefe de la familia de ficción.

“Si tuviera que elegir el personaje al que más me parezco, probablemente diría que a Bart Simpson”, bromea Rick Simpson. “Soy un poco bocazas, suelo ser aventurero y puedo sacar de quicio a la gente”, se autodescribe.

Y hoy día, son los políticos los que lo están sacando a él de quicio.

“Es difícil encontrar a alguien que realmente todavía nos represente. Estoy frustrado con el proceso político”, dice.

La frustración de Rick no es producto de la apatía, sino de la sensación de que ninguno de los principales partidos políticos de Estados Unidos le pone voz a personas como él.

Rick siempre ha sido republicano. En 2008, votó por John McCain como presidente -a diferencia de Homero, que trató de votar por Barack Obama, pero tuvo que lidiar con una cabina de votación defectuosa-.

Pero en las próximas elecciones de mitad de período en las que los estadounidenses acudirán a las urnas para elegir senadores, diputados y gobernadores, Rick no está seguro de que vaya a seguir con los republicanos.

Para donde sople el viento

“He perdido mi fe en el Partido Republicano”, explica. “Es como que van para donde sople el viento. No son sólidos”.

Mientras Rick nos explica su desilusión con los partidos políticos principales, Pam, su esposa, asiente con la cabeza. Rick y Pam son parte del creciente grupo de personas que apoyan al nuevo movimiento político conocido como el Tea Party.

 

Rick y Pam: se apellidan Simpson y viven en Springfield.

“El Tea Party, para mí, es un grupo de personas que están hartas y que no están dispuestas a seguir soportando todo esto”, explica Rick. “Estamos cansados de las políticas del gobierno y de que en este país ocurran hechos inconstitucionales”.

Mucho se ha dicho y escrito sobre el movimiento Tea Party, que ha crecido en los últimos 18 meses.

Se trata de un conjunto de personas y grupos con puntos de vista contra la clase dirigente y conservadores. Surgió a principios de 2009 cuando sus miembros protestaban contra el uso de dinero del gobierno para rescatar a los bancos en Wall Street.

No es un partido oficial, y casi todos sus candidatos se postulan bajo la bandera republicana. Sarah Palin ha aparecido en algunas de sus manifestaciones prometiendo, tal como dice uno de sus lemas, “Recuperar Estadps Unidos” (“Take America Back”).

Sus seguidores, como Rick y Pam, dicen que le quieren devolver a EE.UU. a sus raíces fundamentales. Para ellos eso significa impuestos más bajos, menor gasto y menor interferencia del Estado.

No se sabe con cuántos partidarios cuentan pero cada vez más gente los apoya, algo que el Partido Republicano está tratando de aprovechar.

“Terroristas”

Muchas veces pintan a la gente del Tea Party como terroristas locales y no se trata de eso

Rick Simpson

“Muchas veces nos pintan a la gente del Tea Party como terroristas locales y no se trata de eso”, continúa Rick. “Estamos a punto de devolver a Estados Unidos a las bases, a lo que nos hizo fuertes”.

“El Tea Party ha sido un movimiento local”, agrega Pam. “Simplemente son personas defendiendo lo que creen. Esa una alternativa de la que uno no suele disponer”.

Hay varios candidatos respaldados por el Tea Party en las boletas electorales el 2 de noviembre, pero no hay ninguno de donde viven Rick y Pam.

Pero en la casa de los Simpson no todo el mundo está con ellos.

“Moda”

“Creo que es más bien una moda”, dice Jason, de 27 años, hijo de Rick y Pam, que votó por Barack Obama en 2008. “Creo que siempre es bueno tener otro partido en la carrera y nuevas ideas, pero también siento que un montón de gente se sube a ese tren sin saber mucho de política ni de lo que está pasando”.

Naturalmente, Jason no pone a sus padres en esa última categoría, y respeta sus puntos de vista. Pero la combinación de puntos de vista en la casa de los Simpson se refleja en todo el estado de Missouri, un estado cambiante.

 

Los Simpson también tienen dos hijas y un hijo, Jason, quien dice que el Tea Party es una moda.

En las elecciones presidenciales a menudo ocurre una contienda muy reñida entre los candidatos. En 2008, John McCain ganó este estado por un margen muy ajustado. También es un estado barómetro: a menudo lo que Missouri piensa es visto como una muestra de lo que piensa el resto del país.

Aunque no se sabe en qué estado está localizado el Springfield de la ficción, allí también los puntos de vista políticos están divididos. El alcalde Quimby es demócrata y se cree que la gobernadora Mary Bailey también. El payaso Krusty se postuló para una banca en el Congreso y ganó como candidato republicano, mientras que el señor Burns es presidente del Partido Republicano de Springfield.

Al conducir por el Springfield de Missouri, se ven algunas otras similitudes con el dibujo animado: una tienda de la cadena Grand Mart pero sin Apu, un número de escuelas primarias, un ayuntamiento y una estatua del empresario local John Q. Hammons, que algunos residentes consideran un paralelo con la estatua de Jabediah Springfield de la caricatura.

El bar

Hay un bar que a todos los locales les gusta frecuentar. No se llama Moe’s y no sirven Duff, pero tiene su propia fábrica de cerveza y unos cuantos parroquianos beben en la barra.

 

Para John Waye, la presidencia de Obama es “terrible”.

Joshua Taylor trabaja aquí los fines de semana. Dice que la razón por la que votó a Obama en 2008 fue porque quería un mejor acceso a la asistencia sanitaria.

“Soy diabético y una de las razones por las que voté a Obama es que trabajo 70 horas a la semana y no tengo seguro médico. Si no tengo mis medicinas, no puedo comer”.

En el otro extremo de la barra sacude la cabeza John Waye, que ha vivido aquí muchos años. Califica el mandato de Obama como “terrible” y critica su manejo de la economía.

“Está haciendo todo mal. No puede gastar tanto dinero para salir de una recesión. Eso simplemente no funciona”, opina.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s