Reporte desde Chicago: Los problemas de Hillary

Gerardo CárdenasPor Gerardo Cárdenas 

(Especial para el Observatorio de Medios UIA)

El fin de semana (9-10 de febrero) sucedieron cosas interesantes; mucho de lo que ocurrió tiene que ver con lo que se ha estado comentando en el observadorio: las búsquedas de identidad. Lo que ocurrió dejó un ambiente todavía más complejo en la carrera presidencial demócrata. Para muestra, tres botones:

1) Calladito, calladito, Obama ganó el pasado fin de semana las primarias en Maine, Washington, Nebraska y Louisiana, está virtualmente igualado en número de delegados con Hillary Clinton según proyecciones de AP, y está en empate estadístico con la ex Primera Dama en intención de voto según una encuesta liberada hoy por Gallup (46% de Hillary contra 44% de Obama). Este martes se vuelven a agarrar, con las primarias de Virginia, Maryland y el Distrito de Columbia.

2) Como resultado de lo anterior, Patti Solís Doyle, la jefa de campañaa de Hillary, ha mordido el polvo y acaba de ser sustituida por Maggie Williams, quien fue una de las figuras clave para sacar del atolladero de Mónica Lewinski a la pareja Clinton, hace ya algún tiempo.

La campaña de Hillary emitió un comunicado en el cual Patti Solís y Maggie Williams se juraban amistad eterna, con lo cual uno puede imaginar el nivel de los sombrerazos al interior de la campana Clinton.

Caben dos preguntas acá: ¿no era clave Patti Solís para amarrar el también clave voto latino, o éste ya se da por descontado? Aguas.

La llegada de Maggie Williams, quien es afroamericana, da idea también de un cierto nivel de ansiedad de Hillary por captar el voto negro. Puede que ya sea tarde. Pero el otro lado de la moneda es que Maggie Williams tiene la mala sangre necesaria para que la campana de Hillary haga frente al golpeteo incesante de Obama. La gente de Maggie Williams le va a buscar todas las fallas posibles a Obama, y a sobredimensionar las que encuentre.

La otra pregunta es ¿cuanto más puede sobrevivir Hillary a base de berrinches? Sus berrinches ya le han costado el puesto a cuando menos tres altos colaboradores, incluyendo Patti Solís, e incluyen la regañada más o menos pública a su marido por hacer lo que ahora Maggie Williams va a tener que hacer a fuerzas: subirle el tono a la campañaa.


 

3- Algunos dirán que exagero, pero quien haya visto anoche los Grammys se dio cuenta que hay una revolución afroamericana en camino. Los artistas negros no sólo arrasaron con los premios (Kanye West, Alicia Keys, Herbie Hancock), sino que se apuntaron a un discurso claramente obamista. Hancock se tiró un discurso que era una glosa al “Yes we can” de Obama de hace algunos meses. O sea que Hollywood sigue apuntando muy clarito para noviembre próximo.

  (Gerardo Cárdens es comunicador egresado de la Ibero)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s